El Sabalero no pudo mantener la ventaja y empató con Talleres

Una de cal y una de arena para el equipo de Pipo Gorosito. Tras la gran victoria ante Boca, los rojinegros no pudieron hacerse fuertes en su casa y se quedaron con un solo punto de los tres en disputa. Hace 8 partidos que no puede festejar en el Cementerio de Elefantes. Wanchope Abila y Pierotti fueron los anotadores del elenco del sur de la ciudad.

0
4

Por la 11º fecha de la Liga Profesional, Colón empató con Talleres de Córdoba en el estadio Estanislao Brigadier López. El conjunto rojinegro había terminado el primer tiempo llevando la delantera por dos goles pero en el complemento, no pudo capitalizar otras dos oportunidades de grito y el Matador de la Docta no lo perdonó.

Tal cual ocurrió en la Bombonera días atrás, el sabalero salió avasallante al verde y demoró poco más de dos minutos para abrir el marcador. Tras la construcción de una jugada a puro toque que llevó el esférico hasta el campo de la T, Perlaza pudo procurar un pase certero hasta el centro del área de Guido Herrera en donde se encontraba Wanchope para hacer lo suyo. El delantero recibió el esférico aguantó la presión de la defensa, giró sobre su eje y remató poniendo la pelota en al lado del palo izquierdo del guardametas cordobés que poco pudo hacer.

El tanto marcó el seteo mental de los locales que predominaron en tenencia y armado, imposibilitándole a Talleres hallar su juego. Así y todo, la visita tuvo dos llegadas al arco de Ignacio Chicco pero el guardián de los tres palos disipó el peligro. Las buenas acciones de Colón darían sus frutos.

A los casi 36 minutos Perlaza recuperó una pelota clave en la mitad de la cancha, para alcanzársela a Santiago Pierotti que de primera cruzó un pase hacia el costado izquierdo por donde Wanchope venía a la carrera. En la faena logró rebasar al defensor de talleres y antes de encontrase con el achique de Herrera cambió de frente el balón para Pierotti que nunca había dejado de acompañarlo por su sector y que pudo capitalizar marcando el 2 a 0. Los aplausos y la ovación de la hinchada sabalera fueron la cortina musical con la que el equipo se fue a los vestuarion.

En el segundo tiempo la balanza invirtió su carga y la faceta avasallante fue de Talleres mientras que Colón se iba relegando en su campo. A los 23 minutos los espacios que se abrían en las líneas del local permitieron que Bustos rematara en las puertas del área, exigido, pero con la suficiente fuerza para que el balón vaya al palo izquierdo de Chicco revotara y se metiera a la red.

Los dirigidos por Gorosito, a instancias del inmenso desgaste de la primera etapa, se afincaron cerca de Chicco y fue allí dónde la visita prosperó ante la falta de contraataques. No obstante, las sorpresas del dueño de casa aún estaban disponibles, lo que se vio en una llegada de Pierotti que cedió la posibilidad a Erik Meza que disparó lejos del arco.

Gol errado es gol en contra se dice en el barrio. A los 443 minutos, Bustos volvió a marcar para los cordobeses. El delantero se infiltró por las líneas de la defensa y se puso al lado de Chicco que no pudo meterse entre él y la pelota que Aguirre había enviado en forma de centro. El testazo se tradujo en el segundo gol de la T.