«No nos alcanza lo que estamos haciendo»: Autocrítica del Gobierno ante la ola de violencia en Rosario

Así lo aseguró el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach, tras participar de una reunión de trabajo con su par de Seguridad tras los 7 asesinatos en 36 horas en Rosario. El funcionario pidió "más compromiso" a las fuerzas policiales y apoyó a Brilloni que se ha visto asediado por rumores de renuncia. También estuvieron los jefes de la URII de la Policía.

0
15

En la tarde de este jueves, el ministro de Seguridad de la Provincia, Claudio Brilloni, mantuvo un encuentro de trabajo y diagnóstico con su equipo de trabajo en la sede de Gobierno de Rosario. Es que en esa ciudad del sur provincial se suscitaron 7 asesinatos en un lapso reducido de horas llevando la triste cifra del Departamento Rosario a 108 homicidios en lo que va del año.

Fue parte del conciliábulo el ministro de Gestión Pública, Marcos Corach, que ratificó en su cargo a su par de Seguridad ante “ante rumores malintencionados” y expresó que en la reunión apuntalaron la iomportancia del desempeño de las policía en materia de prevención. “Los resultados en materia de seguridad claramente no satisfacen, no solo a la población de Rosario, sino tampoco a nosotros, como gobernantes, no nos alcanza lo que estamos haciendo, aseguró ante la prensa.

“Exigimos mayor compromiso de todas las fuerzas a la hora de combatir el delito, mayor presencia policial que es lo que más nos demandan”, sostuvo Corach y disparó: «No quiero escuchar más que la policía no está en la calle ni de la ausencia de los móviles en la calle”.

A su turno, el ministro Brilloni defendió su corta gestión pero aseguró no estar «satisfecho con los resultados». Con el problema del autogobierno de las fuerzas de seguridad en mente, el funcionario aseguró que tanto la policía como el servicio penitenciario «le responden» aunque queda trabajo por hacer. En tal sentido, destacó que el problema en esos nichos es de larga data y estructural.

Delante de los medios rosarinos repasó estadísticas de su mandato y destacó que en Rosario solamente se llevaron a cabo 1070 detenciones, por robos, amenazas y la portación ilegal de armas, más el secuestro de 300 armas de fuego de distintos calibres. En tanto, hizo mención de la situación que atraviesan los penales y los lugares en dónde se aloja a los detenidos. Comentó que hay 2300 presos en las cárceles santafesinas en condiciones de hacinamiento. Según consideró, esto “impacta en la capacidad operativa, porque hay 200 presos en las alcaidías” lo que termina produciendo “malestar del preso e inobservancia a la carta magna, además de que también implica, operativamente, tener que asignar recursos para custodiar presos”.

  

Con información de Rosarioplus y Conclusión